IKIGAI: ENCUENTRA TU PROPÓSITO

Hace unos días, una muchacha me escribió, para pedirme un consejo porque se sentía ahogada en su vida actual y no sabía como salir de esa situación. Ella vio el taller que hice de reinventarse y por eso decidió escribirme.
Hablando un poco con ella, me di cuenta que no tenía claro que era lo que le gustaba, ni aquello que la hacía verdaderamente feliz, y así, decidí comentarle del método Ikigai.

Dado que le fue de maravilla, decidí armarles una hoja de trabajo (que la tendrán al final de post) para que la descarguen y puedan encontrar su Ikigai.

Ikigai es un método o concepto japonés, que quiere decir: “nuestra razón para vivir” o “nuestra razón para levantarnos todas las mañanas”. Dicho con otras palabras, es encontrar aquello que nos llena el alma, nos hace felices y nos da un propósito en la vida.

Parece algo muy complicado de encontrar, pero luego de ver la hoja de trabajo, verán que en verdad es bastante sencillo. Somos nosotros que lo hacemos difícil y lo convertimos en un camino lleno de obstáculos, curvas y direcciones mal tomadas.

Muchos solamente siguen su pasión y se desaniman cuando no la concretan. Otros solamente estudian y trabajan luego de una carrera que les da mucho dinero, pero haciendo algo que no les gusta. Otras personas, probablemente trabajan en aquello que les gusta, les da dinero, pero no hacen ninguna contribución ni diferencia en el mundo. Creo que, todos por alguna u otra razón podemos llegarnos a sentir “vacíos”.
Y la causa de esto, y respuesta a por qué es tan difícil de encontrar el propósito, se debe a que, nadie nos enseña a analizar detenidamente cada uno de los aspectos a la hora de decidir a qué dedicarnos. Y terminamos buscando fuera de nosotros, lo que en verdad deberíamos buscar dentro.

La buena noticia es que nunca es tarde!!! Solo hace falta redescubrirnos, entendernos y redireccionar nuestra vida!

Aquí es donde hace sentido el Ikigai, porque es la conjunción de estas 4 áreas:

  • Aquello en lo que soy bueno (habilidades, destrezas, etc)
  • Lo que amo hacer (intereses, pasiones, curiosidades, etc)
  • Lo que el mundo necesita (contribuir y ayudar a la sociedad y personas)
  • Por lo que me podrían pagar (habilidades o servicios remunerados)

En la hoja de trabajo que les armé, verán como se conectan estas 4 áreas en forma de círculos, visualizando en medio de todas las uniones el ikigai.

Me parece importante aclararles algunas cosas para que, cuando vayan a encontrar su ikigai les sea más fácil.

  • En la unión de “lo que amo hacer” y “lo que el mundo necesita”, encontramos nuestra MISIÓN.
  • En la unión de “lo que amo hacer” y “aquello en lo que soy bueno”, encontramos nuestra PASIÓN.
  • En la unión de “aquello en lo que soy bueno” y “por lo que me podrían pagar”, encontramos nuestra PROFESIÓN.
  • En la unión de “lo que el mundo necesita” y “por lo que me podrían pagar”, encontramos nuestra VOCACIÓN.

El “vacío” que todos alguna vez sentimos, que les comenté más arriba, se origina porque solamente vinculamos 2 o 3 áreas y no las 4 a la hora de elegir como avanzar en nuestras vidas.

Les pongo algunos ejemplos para que les quede más claro:

  • Si estamos solamente siguiendo nuestra pasión y nuestra profesión, tendremos una gran satisfacción, pero tendremos sentimientos de poca “utilidad.”
  • Si estamos solamente siguiendo nuestra profesión y nuestra vocación, tendremos comodidad, pero tendremos sentimientos de vacío.
  • Si estamos solamente siguiendo nuestra vocación y nuestra misión, tendremos una vida muy motivante, pero con una elevada incertidumbre.
  • Si estamos solamente siguiendo nuestra pasión y nuestra misión, tendremos una vida placentera, pero sin generar riqueza material.

La conclusión de esto es que, la realización de nuestras vidas se alcanza con elementos que van mucho más allá de la pasión, la misión, la vocación o la profesión. Incluso mucho más allá del talento, el dinero, los gustos o lo que pasa en este mundo.
El encontrar sentido a nuestras vidas, llega precisamente cuando todos estos factores se combinan entre sí.
Por eso, insisto que, nada de lo anterior nos llena individualmente, sino que es un todo. El ikigai es un delicado y holístico equilibrio entre todas y cada una de las partes.

Lo mejor de todo, es que sirve para tomar las grandes decisiones de la vida. Tu ikigai sintetiza el concepto del propósito, por lo cual, al tenerlo claro, ya tenes claro cual es tu foco y hacia donde tenes que ir!

Los invito a descargar la hoja de trabajo que les armé, y completar cada uno de los círculos y luego ver cuales se repiten en ellos para poder rumbear y encontrar su ikigai.

Si tienen dudas o no logran hacerlo, me escriben y con gusto los estaré ayudando!

Presiona aquí para descargar tu hoja de trabajo

Ingresa tu correo electrónico para recibir el PDF



5 Comentarios
  • Maximiliano Di Pauli
    julio 7, 2020

    Estuvo muy bueno hacer el ejercicio, disfrute mucho haciendolo!!.. lo que si, me cuesta darle unión a los círculos.

    • Mauge
      julio 7, 2020

      Muchísimas gracias, me alegro que te haya gustado! si, al principio es un poco complicado darles esa unión, pero verás que luego se hace más sencillo

      • Maxi Di Pauli
        noviembre 2, 2020

        Aún lo tengo escrito y pendiente de resolver! Jaja..

  • Ony Valdez
    julio 8, 2020

    Buenísimo Mauge 🙌🙏Me encantan este tipo de post!!

    • Mauge
      julio 8, 2020

      Muchísimas gracias bella!!!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Translate »